Las causas del cansancio

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El cansancio es una constante en la vida de muchos deportistas y es la causante de que algunos se decidan a abandonar los entrenamientos, además de las típicas frases que podemos escuchar: “Estos es imposible” o “ya no quiero esto más” o “no nací para esto” o que en su defecto hemos dicho. El cansancio es completamente normal tras someter a nuestro cuerpo a un esfuerzo o practica constante de alguna actividad, pero manejarlo significa potenciar nuestro rendimiento físico.

Según muchos gimnasios y entrenadores, una de las causas más comunes y menos estudiadas que provocan el abandono del ejercicio físico durante el primer mes, es el repetitivo cansancio al que se ven sometidas las personas que se deciden a practicar algún tipo de rutina. Es tan común que incluso se le considera como desventaja a la hora de lograr la efectividad de cara a competiciones que requieran amplio entrenamiento, pero… ¿sabes que causa el cansancio?

Son muchas las razones que pueden explicar esta falta de energía y con esta última palabra entramos al primer motivo:

Deficiencia en la energía:

Tal y como lo oyes. Quizás llevas una hora y media practicando pádel para las eliminatorias y sabes que debes estar concentrado y en la mañana te pusiste como reto entrenar por lo menos tres horas, y aunque posees todas las ganas y la actitud necesaria, de un momento a otro tu cuerpo se ha ralentizado y ahora golpeas la bola con torpeza.

La razón de ese cansancio es que has consumido las reservas energéticas que habían almacenado tus músculos, lo que es más conocido como azucares o ATP, quiere decir que el glucógeno, combustible de los músculos, se encuentra en nivel paupérrimos con los cuales vas a tener que hacer el doble de esfuerzo para lograr algo. Lo esencial es que te detengas un par de minutos y vayas a la tienda más cercana por una barra energética o alguna fruta que te provea nuevamente de energía como es el caso de la banana, además deberás hidratarte.

Si lo anterior era una deficiencia, lo siguientes no es más que un exceso:

El lactato:

El concepto en sí, puede no ser muy común pues la mayoría de veces es visto desde la fisiología. Cuando haces una hora de barras con gran peso se alteran las necesidades del organismo, es decir, la intensidad que le has puesto a tu entrenamiento hará que se tenga que producir una mayor cantidad de ATP para contrarrestar el gasto de energía que tienes y a la vez todo ese lactato que producimos va a “enloquecer” nuestro cuerpo, en otras palabras no vamos a provecharlo como se debería. En resumen habrá un incremento del pH fisiológico o lo que conocemos como acidosis.

Entonces… ¿Qué puedo hacer para evitar ese exceso?: primero, no forzar a tu cuerpo a hacer más de lo que sabe hacer: si quieres probar con más peso o más velocidad o lo que sea, hazlo gradualmente, despacio, y segundo cuando hagas lo anterior, hazlo por largos periodos, asi le darás la oportunidad a tu cuerpo de reponerse.

El ambiente:

Digamos que hoy es un día de verano en el que la temperatura ronda los 28°C y te decides a salir a practicar un poco de futbol con tus amigos, pues bien, con esta temperatura, y en definitiva, toda temperatura alta, puede causar que tu organismo no pueda disipar todo ese ambiente en tu cuerpo y entonces tu cansancio será más rápido. Igual sucede cuando tienes fiebre y tiemblas, tu organismo es sabio y sabe que debe regular la temperatura para evitar consecuencias desastrosas, asi que el hecho de que hagas pausas para ventilarte e hidratarte puede obviar muchos de los problemas de los que te quejas.

Aprende a escuchar tu cuerpo y tomate un tiempo debido para reposar y seguir con tu entrenamiento.