Los pormenores de comer antes de una rutina

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Mucho se ha hablado acerca de comer o no antes de ir a ejecutar tu rutina de entrenamiento: algunos dicen que es casi que mortal hacerlo, otros afirman conseguir mejores resultados con esta práctica, y algunos son completamente indiferentes a estas acciones, pero siempre es bueno estar enterado, por eso hoy hablaremos un poco de ello y sus implicaciones en el cuerpo.

Cardio sin comer: Cuando sales de tu cama a hacer cardio inmediatamente, estarás logrando algunas cosas que quizás desconocías y que han sido vistas como beneficiosas por cuenta de los especialistas, y la razón tiene una cuota de razonamiento y lógica: cuando estamos toda la noche sin comer, el glucógeno se agota por la mañana, por lo cual una simple sesión de cardio puede exponer a tu cuerpo a una quema de grasa en mayor porcentaje. Todo lo contrario pasa cuando además estás cansado por el día anterior, ya que ello gestionará a tu organismo a consumir musculo.

Comer antes de: Muchos opinan que esto (comer) no debería hacerse antes de una rutina de entrenamiento porque una cantidad de nuestra sangre se destinará a los músculos que trabajan en el sistema digestivo con el fin de cumplir los planes de absorción y digestión de lo que has ingerido, y en realidad hay mucho de verdad en ello. Pero todo se basa en que habrá una descompensación en el oxígeno de la sangre que se verá incapacitado para cubrir también los requerimientos de oxígeno para los músculos, lo que se traduce en una reducción en la capacidad de quema de grasa. Pero de nuevo, estudios médicos han confirmado la acción positiva de alimentos en pequeñas cantidades antes de emprender la rutina.

¿Qué hacer?: Nadie más que tú conoce su cuerpo, así que intenta con ambas y observa los resultados en un tiempo prudente, luego compara y elije lo que mejor vaya con tu metabolismo.