Los especialistas en el mundo deportivo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Muchas veces hablamos sobre las cosas que nos hacen ser mejores deportistas, los hábitos de vida saldable que siempre convocan al esparcimiento, a la salud, a la vitalidad y en sí, al buen funcionamiento del organismo. Pero un deportista posee la particularidad de no ser solo un ser individual, alguien que pueda trabajar solo, pues indudablemente es conocido por todos que una persona de que requiera de tanto esfuerzo, necesita de la ayuda de profesionales para finiquitar sus objetivos. Por eso hoy te explicaremos porque un deportista es 50% actitud y 50% ayuda profesional.

Lo individual: Al ser seres humanos, naturalmente también contamos con comportamientos de individuos, pues ese es uno de los temas que mejor nos caracteriza y que nos hace más personas. Estar a solas hace que el deportista encuentre fácilmente sus fallas, hace que se vea frente al espejo y analice aquello que no le gusta y a la vez sopese sobre sus hombros la opción de cambiarse o más bien de evolucionar hacia estados más maduros, hacia conductas más reales.

Un deportista encuentra dentro de sí todas las armas para hacerse poseedor de medios que consigan en tiempos reales, sus objetivos. Estamos hablando entonces de que solo se muestra más como una persona que requiere de cambios para sentirse bien consigo misma, y a la vez debe ser el modelo de vida más recíproco, más coherente con lo que hace. Llegamos así a la conclusión de que indudablemente una persona es un 50% actitud, es un 50% querer hacerlo y levantarse cada día con ese objetivo en mente, es trabajar considerablemente fuerte, amarse y crecer desde su dimensión como ser humano, como persona.

Y después de ello llegamos a la conclusión de que hace falta un 50% alterno, y esa mitad de lo que conforma el todo de un deportista, es precisamente el saber que no puede estar solo en esta lucha, que esa lucha que lleva a cabo debe ser de dos, porque un cuerpo requiere de especialistas, al igual que una mente y que cualquier ámbito de la vida y eso lo podemos explicar desde varios puntos de vista.

¿Por qué?: Supongamos que existe al lado de tu casa una empresa de construcciones, levantan edificios de más de 5 pisos sobre todo para otras industrias especializadas con todos los requerimientos de la ley. El 50% de esa empresa se encuentra en sus ingenieros, arquitectos y demás agentes civiles que se encargan de hacer todos los planes necesarios para llevar a cabo un buen término de lo que se tiene en papel, pero el otro 50% lo componen el grupo de trabajadores especialistas en varias áreas: el contador, el analista financiero que revise la factibilidad del proyecto; el hombre que tiene la experiencia en los mejores materiales; la mujer del servicio de asuntos legales que dará todo para ponerlo en marcha.

En general nadie puede hacer absolutamente nada sin la ayuda de otros. Somos necesariamente un todo que se compone de partes y en el mundo de los deportistas pasa completamente igual:

El entrenador personal que se encarga de la motivación y del trabajo organizado en la búsqueda de agentes de cambio que estén en enfocados al encuentro de dichos objetivos; el nutricionista que sabe que el cuerpo requiere de cantidades especificas según cada persona; el fisioterapeuta que trabaja con la prevención y la cura de padecimientos relacionados con su campo; el agente comercial que oferta suplementos y alimentos de la mejor calidad y que cumplen con todos los requerimientos…

Somos literalmente un todo y jamás debemos obviar la importancia de los especialistas en nuestra vida de deportistas, pues somos nosotros, y ellos, quienes nos ayudaran a hacerlo todo de la mejor forma.