Entrenar en pareja. No solo es correr

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En algunas ocasiones hemos mencionado los beneficios de hacer ejercicio en pareja, pero en muy pocas ocasiones te hemos dado consejos para hacerlo, y hacerlo bien, pues no es lo mismo tu trabajo en sentadillas solo, que hacerlo con la o el chico que te gusta, así que hemos preparado este artículo especial en donde te hablaremos sobre algunas pautas a tener en cuenta cuando de trabajo en equipo se trata.

Una de las cosas que se está poniendo de moda en cada parte, es el hecho de mantenerse saludable en pareja, y es sin duda una de las mejores cosas que pueda pasarnos, ¿Por qué?, por varias razones que sabemos que son coherentes con lo que piensas: vas a tener mucha más motivación, así, cuando las sabanas de tu cama parecen adherirse a tu cuerpo, casi siempre vas a tener a esa persona gestionándote para que te levantes y salgan a correr. Además varios estudios demuestran que el trabajo en equipo, cuando se trata de ejercicio físico, es excelente para evitar el dejamiento del mismo, en otras palabras, tu pareja te ayudará a reducir las tasas de abandono del ejercicio a las que somos inherentes todos.

Bueno, ya tengo mi pareja, ¿Qué hacemos?: Si hay algo excelente para las parejas modernas, es la práctica de running. De hecho es el mejor, el más perfecto de los momentos para platicar sus asuntos, y de nuevo traemos a colación un poderoso argumento: supongamos que tienen (los dos) un problema de comunicación que no han podido resolver, pues cuando practican esta rutina, es perfecto para hacerlo, pero… ¿Por qué?: hay una liberación de la hormona oxitocina que da la sensación de placidez e integridad a tu cuerpo, por lo cual tratar un problema se hace mucho más fácil. Ahora bien, no todo tiene que ver con psicología, de hecho practicar esta rutina cada día en la mañana, te ayuda a tonificar los músculos de tu cuerpo, te ayuda a mantenerte saludable gracias al trabajo del tren inferior, abdomen y brazos y te brinda más capacidad en el manejo de la respiración.

Es completamente fácil. Pueden comenzar con 30 minutos diarios, puede ser antes del trabajo, y si quieren más, pueden estar con el alba y salir a trotar al menos una hora, luego regresar a casa y organizar cómo será el baño.

Pero también pueden hacer algo en casa si es que no desean salir o más bien desean probar algo distinto. Primero que todo pueden ponerse ropa muy cómoda, si quieren hasta lo pueden hacer descalzos para que sientan el trabajo en cada uno de sus músculos y listo, pongámonos en marcha.

Sentadillas: Coge a tu pareja de la mano y realiza las populares y comunes sentadillas bajando lo máximo posible. Ten en cuenta que la posición debe ser con las rodillas abiertas máximo, hasta la distancia de los hombros. Lo ideal es que las manos no intervengan pues se supone que estas solo deben de ser para mantener la postura adecuada. Las sentadillas son perfectas para tonificar las piernas y los glúteos, refuerzan el equilibrio y evitan las malas posturas del resto del cuerpo, así como posibles daños en las vértebras. Por otra parte desarrollan mayor flexibilidad alrededor de las caderas y favorecen la quema de calorías. Realicen pausas entre 30 segundos y 1 un minuto como máximo. El objetivo es repetir la serie unas 3 o 4 veces con una pausa de 5 minutos entre cada repetición.

No es nada complicado hacerlo, de hecho es una de las mejores actividades que se pueden plantear, con esto también demuestras que te interesa la integridad física del otro estrechando de una forma muy creativa, los lazos entre ambos.