¿Por qué tu dieta está fallando?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Si hace mucho que estás intentando baja de peso con tu dieta, y para ello estás utilizando alimentos que crees que son sanos, pero no ves los resultados, toma papel y lápiz y lee detenidamente este artículo porque puede ser que estés fallando completamente en algo y no te hayas dado cuenta, así que lo mejor será en todo caso, que te midas pero no con las ganas de bajar de peso, sino con razón. Y para que comiences a ver efectos inmediatos, sírvete de los errores más comunes que pueden detener tu proceso en el camino que conduce a la reducción de tallas.

Muchas veces creemos que las tallas se reducen solo con una buena dieta, y aunque en parte hay razón, hay algo muy importante y son los pequeños detalles que nos facilitan o nos complican las cosas según sea el caso. Para poder evaluar nuestra alimentación es importante contar con las siguientes premisas que nos ayudan a ver el panorama un poco más claro y nos muestran un modelo de vida más coherente con lo que hacemos y lo que queremos lograr.

Aceite de oliva: en cierta ocasión te hablamos sobre los beneficios de consumir aceite de oliva en vez de otro tipo de aceites, y dicha recomendación no la hacíamos en vano y nos basábamos en las tasas tan bajas de posibles problemas que brindaba. De hecho es el tipo de aceite más utilizado por los grandes chefs de las grandes cocinas del mundo que siempre quieren brindar un plato delicioso y a la vez muy sano.

Pero con este tipo de aceites, también hay algunos problemas, por ejemplo hablamos de que un exceso puede ser la razón de que no veas avance en la disminución de tallas. Podemos afirmar que deberías hacer un control estricto de lo que comes, sobre todo cuando de grasas se trata, pues como lo has visto, estamos frente a una condición muy particular, pues a pesar de ser un aceite “natural”, el 99% de su contenido no deja de ser grasa, lo que quiere decir que nos hallamos frente a un alimento que debemos medir, pero ¿Cómo lo hacemos?: es muy sencillo, fíjate en la cantidad de aceite que usas sin dejar que caigan chorros a la sartén, lo ideal sería que no pasaras de 4 cucharaditas al día.

Estás incluyendo patatas fritas: Muchas personas creen, incluso antes de saberlo también creíamos que vegetales o verduras como las patatas, al ser vegetales o verduras, eran completamente saludables, pero lo cierto es que la regla no aplica para todos y es el caso de las patatas. Como recomendación te aconsejamos que no las consumas fritas, pues obviamente tienen demasiado contenido de grasas y no vas a poder asimilarlo fácilmente. De igual manera es preferible que las consumas al vapor, asadas, o hervidas, nunca fritas, por las razones ya enumeradas.

Fast Food: Si eres una persona completamente ocupada, que nunca tiene tiempo para nada, te recomendamos de una vez que busques una solución a tu problema, puesto que lo que estás haciendo no es nada saludable. Ir a puestos de comida rápida donde te ofrecen ensaladas colmadas de vegetales con la excusa de que son saludables, es una verdadera mentira. Generalmente utilizan las verduras más comunes y las más comunes son también las que más precisamente te ofrecen más calorías, por lo que es mucho mejor, más preferible que prepares tu comida en casa y no que andes todo el día comprando cada cosa cada vez que se te antoja.

No cometas estos errores, realiza ejercicio y sigue tu dieta a cabalidad, si después de un tiempo ves que nada parece funcionar, es bueno que revises en que estás fallando y vayas con tu nutricionista para que lo replanteen.