El consumo de la banana

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En comerciales de la televisión y de la radio, incluso de los diarios, mencionan decenas de productos artificiales para los deportistas, estos productos juran tener la solución milagrosa de todas las dificultades a las que se enfrenta quien practica ejercicio físico, y aunque muchas son verdaderamente positivas para el cuerpo, muchas otras son solo engaños que pueden conllevar a graves problemas a largo plazo. Más sin embargo la naturaleza es sabia y ella misma nos proporciona lo que requerimos, una de las tantas frutas que tenemos a nuestra disposición es el plátano o la banana.

Si jamás has probado una banana, y no la tienes incluida en tu plan de dieta, a partir de este momento deberías incluirla por los múltiples beneficios que trae para ti. Injustamente esta fruta se ha ganado el título de alimento hipercalórico, y aunque su contenido de agua es menor y los azucares son muy altos, esto no quiere decir que sea perjudicial, de hecho se ha comprobado que una banana aporta 140 kilocalorías, además de otros nutrientes que la hacen esencial para los deportistas.

Energía inmediata:

Como ya te hemos dicho, contiene gran cantidad de azucares, pero esto no es malo si lo consumes antes o durante el ejercicio, puesto que te servirá para reponer rápidamente lo que pierdes. Es muy probable que hayas visto esto en partidos de futbol o en jugadores de tenis, y es que su ingesta provoca una acelerada ganancia de energía, así que combate también la fatiga.

Previene los calambres:

Es quizás una de las virtudes menos mencionadas del consumo de banana. Los calambres se dan básicamente por ausencia de magnesio, y esta fruta es completamente rica en este elemento, además provee al cuerpo, y a los músculos de electrólitos como el potasio que ayudan a mantener una condición estable y una regulación constante de los movimientos con los cuales se puede prevenir la llegada de los temidos calambres a cualquier lugar del cuerpo.

Ayuda en los procesos de digestión:

Es un excelente estimulador gástrico que nos ayudará a mantener una digestión equilibrada para evitar problemas como la acidez estomacal, el reflujo gástrico y problemas tan molestos como la gastritis. Muchos especialistas la recomiendan para personas con estómagos delicados a los que no les va muy bien las comidas pesadas.

Contra el cáncer:

Como añadidura puedes considerar su efecto anticancerígeno comprobado.

¿Quién no puede consumirlo?:

Su alto índice glucémico hace imposible su consumo para las personas con afecciones relacionadas a la diabetes, así como quienes tengan exceso de triglicéridos en la sangre.

¿Cómo elijo la mejor banana?:

A veces obviamos una fruta cuando vamos al mercado porque tiene manchas de color café o creemos que no está en su punto óptimo por culpa de algunos matices de verde. El hecho es que una banana amarilla y con las características anteriores, está en el mejor punto de consumo. También se debe cuidar que no esté demasiado blanda o por el contrario muy dura.

A partir de ahora debemos abandonar los prejuicios que por tanto tiempo se han creado sobre el consumo de la banana. Si bien consumirlo muchas veces a la semana puede ocasionarte dificultades cuando se trata de bajar de peso, también es importante que no lo saques de tu dieta y accedas a su ingesta de vez en cuando.

Es mejor evitar los excesos, claro está, todo se trata de tener un control sobre lo que nos llevamos a la boca, ya que por pequeño o insignificante que parezca, tendrá efectos buenos o tan favorables en el organismo y al fin de cuentas ello influirá en los resultados que puedas apreciar del entrenamiento al cual te sometes diariamente.