No es azar; es disciplina

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Muchos de los que vivimos en el mundo del deporte, hemos conocido una frase que se hizo mundialmente famosa y que hoy por hoy es excelente para ejemplificar el éxito de nuestras carreras: “Odie cada minuto de entrenamiento, pero dije: no renuncies. Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón”, ¿la recuerdas?, sí, es de Muhammad Ali. Hoy hablaremos acerca de la importancia de jamás darnos por vencido y de hacerlo todo con disciplina y amor.

No creas que los músculos que tengo y que tenemos muchos de nosotros han sido el fruto de explotar nuestros cuerpos con químicos e inyecciones que no valen de nada al fin de cuentas. No creas que la posición en nuestras carreras, que ha sido muy cerca de la cúspide, es el fruto de la holgazanería y de las risas en el gimnasio. Muchos al igual que yo pueden afirmar que se trata de días, semanas, meses y años de dolor, de sacrificio, de concentración, de perdernos de momentos con la familia para poder hacer algo por nosotros y poder llevar ese conocimiento al mundo.

Salir cuando nadie lo hace: Puede sonar como una versión romántica de la historia, pero es cierto. Para lograr destacar en el mundo deportivo, tienes que salir cuando el sol aún no lo ha hecho, tienes que salir cuando aún todo el mundo duerme, tienes que salir a entrenar cuando muchos están viendo la televisión, tienes que entrenar cuando los demás están bebiendo vino y comiendo ostra. Muchos de los que hemos pasado por esta etapa, podemos afirmar que hemos salido en esos días de invierno cuando las escuelas han cerrado y las empresas han dado el día libre a sus empleados.

Voluntad: No creas que todo lo anterior se logra leyendo un librillo de superación personal, no, nada de eso. Salir cuando nadie lo hace, es salir con voluntad, pensando siempre a futuro, pues el presente no es muy positivo, cuando te miras al espejo quizás no es lo que has buscado y entonces te dices “quizás ahora no, pero en un mes sí”, y gracias a eso es que estamos donde estamos y que podemos ayudarte a ti a estarlo. A muchos también nos tocó este camino solos, pero debes saber que la soledad ayuda más de lo que piensas, que es realmente bueno hacerlo, pero que aún más bueno es hacer lo debido con ayuda de alguien quien ya ha cruzado el camino por el que pasas, y que estará allí para que no cometas los mismos errores y no te vayas por un sendero fácil que solo te brindará una meta de frustraciones.

Después de todo…: Solo hay algo en el mundo del deporte que puede suplir tamañamente cualquier rutina, cualquier cantidad de ejercicio, lo bueno y lo malo y ello es una pregunta: ¿valió la pena?, en  mi caso y sé que en el de muchos, sí, pero en otros que han buscado químicos, ayudas como esteroides y potenciadores artificiales, al fin de cuentas, por más que no admitan frente a nadie, saben que no valió de nada lo que hicieron, pues al fin de cuentas, también fue nada lo que trabajaron.

El entrenamiento no es solo ir al gimnasio y ver chicas guapas y chicos con las piernas fuertes, ir al gimnasio o entrenar desde casa es un compromiso con uno mismo, es una tarea explicita para nuestro organismo, es saber que podemos llegar más allá de lo que somos de una forma íntegra, son hacernos daño y siempre pidiendo un poco más de lo que pensamos que podemos dar.

No es azar, es disciplina.