Especial: el futuro del fitness y el entrenamiento II

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Hace poco estábamos hablando de un especial de 3 entregas sobre el futuro del entrenamiento físico y todos los hechos que posiblemente influirían en este: la evolución ha llegado a un punto donde no hay marcha atrás y nos está obligando a cambiar la forma de pensar de una forma más coherente e inclusiva. En nuestra segunda entrega estaremos conociendo los factores a los cuales tiene alcance el entrenamiento físico, y los cambios que estamos presenciando.

El entrenamiento fue, ha sido y será la formula exacta para encontrar lo que queremos, pero las formulas, como todo en el mundo, pueden ser mejoradas para buscar la perfección. Y es que la sola idea de perfección nos hace ser mejores, y aunque en el fondo sabemos que jamás vamos a alcanzarla, tenemos también presente que nuestra lucha siempre debe estar dada o por lo menos encaminada a encontrar lo mejor, lo más fácil y lo más saludable.

Y es así como la autoestima juega un papel fundamental en el futuro del entrenamiento físico, pues lo primero que hay que comprender es que somos naturales, y que lo único que buscamos, es moldear esa naturaleza a nuestro favor y hacerla más llevadera. La razón de ello radica en lo que comentábamos en nuestra primer entrega: el concepto de belleza y aceptación que hemos creado, pues si bien hay personas felices con sus kilitos demás (lo que está muy bien siempre y cuando no perjudique en ninguna medida la propia salud), hay otras (como muchos de nosotros), que cuando nos acercamos al espejo simplemente queremos ver a un cuerpo que nos agrade, por más que nuestra mente esté en paz.

Las organizaciones alrededor del mundo han tenido que ver la publicidad, el marketing y demás, hacia una cultura más cuidadosa, hacia un mundo más sano, incluso ya hay políticas públicas de índole nacional en varios territorios del mundo que llaman a llevar estilos de vida saludable, y el mejor ejemplo de ello es el incremento de horas escolares en las que nuestros niños deben permanecer activos, ya sea con el ejercicio o con el entrenamiento hacia un deporte y la inversión crece cada vez más hacia la implementación de gimnasios en sitios públicos de las ciudades, la construcción de ciclo rutas y de estilos de vida basados en el uso de la bicicleta, por ejemplo en Ámsterdam está la tasa de uso más alta de esta (un 40%), lo que quiere decir que cada vez las personas toman iniciativas que sean coherentes con un cuidado de sus cuerpos.

Las empresas como Google tiene planes en donde la vida cotidiana se convierte en un gimnasio de inspiraciones, donde sus empleados se mueven y se ven contagiados por la epidemia de llegar caminando o de arribar a sus puestos con ropa deportiva con la cual luego de sus labores se irán en grupo a trabajar músculos o a disfrutar del aire libre, y esa epidemia es quizás el mejor invento de la humanidad.

Y no es solo Google, sino también corporativos y gobiernos que ven la necesidad de que la población sea más consciente con el mundo que nos rodea, con los efectos para la salud que trae el uso de coches que se mueven a base de combustibles, con los grupos ecologistas que incitan a prácticas de vida más coherentes con la naturaleza que ya mencionamos.

Al parecer nos encontramos en una era donde muchos estamos despertando para ver que lo que hasta ahora hemos hecho no ha sido lo mejor y que estamos a tiempo de cambiar lo malo que hayamos hecho, desde el punto de vista que incita al cambio de nosotros mismos.

En nuestra última entrega de este especial que se sale de lo común, hablaremos sobre las nuevas tecnologías y diversificación del entrenamiento alrededor del mundo.