¿Tienes desórdenes alimenticios?: no cometas estos errores

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimamente, quien te escribe, y muy seguramente también tú, nos hemos dado cuenta que muchas personas están usando un comportamiento muy extraño en cuanto a bajar de peso se trata. Generalmente son personas con desórdenes alimenticios a los cuales su médico de confianza le ha mandado hacer una, dos o las horas que sean, de ejercicio al día para reducir tallas y evitar complicaciones que vayan encaminadas a sistemas como el cardiaco o el respiratorio que comúnmente son los más afectados. Para ellos, tenemos una gran pregunta: ¿lo están haciendo bien?

Tanto si tienes, como si no, problemas de obesidad o desórdenes alimenticios, es mejor que leas este artículo y lo puedas compartir a quien lo necesite. Pues no es para nadie un secreto que muchas personas están cometiendo verdaderos errores a la hora de plantearse rutinas que los hagan más saludables. Lo primero es felicitar a cada una de estas personas que han tomado la decisión de ser más saludables, de tratar de hallar un equilibrio en su organismo, lo segundo son las recomendaciones que no deben pasar por alto.

¿A correr o a caminar?: Si bien es cierto que muchos médicos mandan a trotar, otros saben bien que es mejor caminar. Lo más recomendable siempre será lo que te diga tu médico de cabecera, pues es él quien ha visto el funcionamiento de tu organismo y quien conoce lo que te hace mejor, por lo tanto, no creas por correr en vez de caminar como te ha mandado el especialista, vas a lograr efectos mayores, ni resultados más rápidos, por el contrario, puedes estar forzando a tu sistema circulatorio a trasladar todos sus esfuerzos por mantenerte en pie, igual con el respiratorio donde el oxígeno no va a alcanzar a cubrir la demanda de este nuevo tipo de ejercicio.

Si te ha dicho a correr o al menos a trotar, debes hacerlo y no holgazanear solo caminando, pues también estarías haciendo algo que no te corresponde bajo ninguna circunstancia y todo ese esfuerzo que pones en correr, literalmente lo lanzarías a la basura.

Cuando sientas que estás en la capacidad de correr en vez de caminar, coméntaselo a tu médico quien se de seguro te hará más estudios y finalmente te denegará o aprobará la petición, pero todo tiene que ser con el más estricto control médico y no solo con lo que tú pienses o creas.

¿Solo caminas, trotas o corres?: No es para nada recomendable que si tú objetivo es bajar tallas, solo hagas un ejercicio aeróbico. Si fuiste donde tu médico, seguramente te hizo las recomendaciones pertinentes, pero sino fue así, debes saber que no solo con correr vas a disminuir tallas, también debes alimentarte adecuadamente. Piensa lo siguiente: si solo caminas, si solo corre so lo que sea por una hora, y luego regresas a casa y comes lo de todos los días (patatas fritas, varias proteínas al tiempo, harinas y granos), ¿crees que en verdad estás mejorando?, solo te estás quedando en el mismo lugar, por lo cual, tienes que hacer un esfuerzo, un sacrificio, e ir al nutricionista más cercano a ti, y pedirle que te ayude a diseñar una dieta con todos los requerimientos del caso, según los exámenes o protocolos médicos anteriores.

No solo se trata de que corras de un lado para otro cada día, tanto por salud, como esencialmente para bajar de peso, debes saber que está en tus manos hacer los cambios necesarios, siempre, claro está con la ayuda profesional y cumpliendo a cabalidad lo que te mandan. Recuerda que los efectos colaterales, tanto favorables, como no tan favorables, los sentirás tú.