Mentalizarte deportivamente

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Cada tanto nos en Omar Moreno ofrecemos consejos de índole personal para mejorar el entrenamiento, y así es el día de hoy, donde trataremos de ver el paisaje más nítido y de buscar asuntos que sirvan realmente para mejorar nuestra percepción del ejercicio físico. Lo que nos convoca exactamente, es aquello que nos hace ser grandes tanto dentro como fuera del entrenamiento, aquellas pequeñas prácticas que se deben poner en marcha con cada día, y las cuales nos brindaran muy buenos resultados.

No todo en el mundo del entrenamiento son ejercicio y dietas, también hay una parte mental sumamente importante que nos facilita mucho las cosas, estamos hablando de una unión entre la mente y el cuerpo, entre lo que pensamos hacer y el desarrollo de esas ideas. Es valioso también que nos hagamos a la idea de que una buena rutina, siempre debe estar complementada con prácticas de armonización interior, de estabilidad emocional, porque aunque no lo creas, ello jugará un papel determinante a la hora de ver los resultados.

¿Cuáles son tus oportunidades?: todos tenemos algún tipo de habilidad específica durante los entrenamientos, que nos gustaría potenciar: quizás somos muy buenos levantando pesas, o nos va muy bien la máquina de cardio, e incluso podemos ser los mejores compañeros para quienes hacen las rutinas a la par con nosotros. Debes estar al pendiente de tus cualidades para mejorarlas con cada día. De la misma manera todos tenemos muchos defectos por los que debemos trabajar, y se hace estrictamente necesario que focalicemos nuestros esfuerzos en esas mejoras. Un deportista jamás se puede conformar con hacer pasarela continua de sus falencias, sino que siempre se le tiene que ver con ánimos de salir de su zona de confort, buscando información, asesorándose con las personas más indicadas, alimentándose bien sin hacer uso de drogas sintéticas, queriendo siempre resaltar por su condición natural, y no nunca por aquello extra que pueda tener su cuerpo y que le causa tanto daño.

No solo del cuerpo vive el hombre: Los entrenadores tenemos un papel fundamental en la búsqueda de objetivos que no solo tengan que ver con el concepto mismo de ejercicios y alimentación balanceada, sino con el equilibrio mental que es una parte fundamental en la adquisición de metas reales, que fomenten a la creación, la disciplina, y el amor por sí mismos. Hay que comenzar entonces por redefinir los conceptos de belleza, de estética, saber separar muy bien la autoestima de los pesos o la ganancia muscular que puede ser pasajera. Nuestros pupilos deben entender que la única forma de avanzar deportivamente hablando, es aceptando la misma condición de humanos que tenemos todos.

Comienza por una actitud diferente: Solo basta con ver nuestras redes sociales para saber a quién seguimos: ¿son perjudiciales?, ¿ofrecen servicios de comida rápida?, ¿son individuos que solo se quejan de su situación sin hacer nada por cambiarla? Muchos factores influyen en la perdida de la motivación y uno de ellos es estar rodeado de personas negativas que solo se ciñen por existencias mediocres que dañan y encolerizan los sentidos.

Es hora de despertar una conciencia más aterrizada a lo que vivimos, pero sin dejarnos corromper por espíritus que se destruyen a sí mismos y que quieren que hagamos lo mismo. Hay que trabajar en la motivación, el amor propio, el desarrollo de habilidades sencillas que nos ayuden a mejorar día tras día. No podemos fragmentarnos sin más, sin haberlo intentado nuevamente, sin saber qué objetivos nos planteamos, y como vamos con su adquisición. En pocas palabras, debemos volver a empezar, reinventarnos en definitiva para poder comenzar como se debe.