¿Por qué deberías correr en la mañana?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Muchos piensan que hacer deporte en la mañana solo es para aquellos que salen a trabajar en horas muy tempranas, al menos tanto o más que las nueve y necesitan hacerlo durante ese lapso de tiempo, pues regresan a casa considerablemente tarde, pero lo cierto es que salir a hacer deporte en la mañana debería ser para alguien más que para ellos, pues trae innumerables beneficios y es en todo caso una excelente opción para cualquier efecto. Estamos hablando de una bonita costumbre que es más que ello y se convierte en un tema de salud.

En la mañana o en la tarde: Por mucho tiempo hemos tenido las premisas de que es bueno hacer deporte en la mañana o en la tarde, como si eso fuese una marca imperante, pero lo cierto es que hacerlo en cada horario, solo es bueno cuando una persona ha intentado ambos métodos y ha elegido el que más le gusta. Por las mismas circunstancias es que no podemos marcar una u otra rutina como la correcta, pero si lo que estás haciendo es solo comenzando a adoptar posturas hacia el deporte, como consejo te sugerimos que lo intentes primero en la mañana, ¿Por qué?:

Tu organismo comenzará a experimentar un cambio radical en todos los sentidos. Estamos hablando de que de ahora en adelante contarás con un sistema más ligero, pero debes ayudarte para lograrlo: cuando te levantes, casi inmediatamente después de abras los ojos, sería bueno que tuvieses sobre tu mesa de noche un vaso de agua limpia y pura, esto ayudará a que te sientas mejor y sobre todo a acelerar el organismo de tal forma que tus procesos de digestión, absorción y secreción comenzaran a rondar los términos de la actividad de forma muy pronta y vas a poder analizar cada cosa con extrema facilidad.

Pero estábamos hablando del ejercicio en la mañana: Pues bien, si has seguido el paso anterior, ya tienes un buen porcentaje ganado. Lo siguiente es no irte a la ducha, no lo hagas si lo que quieres es salir a trotar, por varias razones entre las que incluimos una de sentido común: si sudas, tendrás que volver a bañarte, lo que en efecto sería inútil. Ahora bien, también es cierto que cuando te bañas con agua caliente tus músculos se relajan, más no entran actividad, puesto que esto se logra es con actividad, con movimiento, pues existe cierto calentamiento para el despegue.

Colócate ropa cómoda y sal a correr: Si no tienes nada más que hacer en ese lapso, es decir, no practicas un deporte ni nada por el estilo, es bueno que comiences con correr, luego podrás poner tu visión en otra parte. ¿Qué va a pasar?: primeramente comienza con una marcha leve, con la cual estarás literalmente calentando, posteriormente busca la forma de llevar a aquella caminata a un nivel superior intentando una de forma apropiada todos tus músculos, y con forma apropiada hacemos alusión a moverte con ligereza, sin exagerar o dramatizar los movimientos, puesto que ello te puede dejar muchos problemas.

Activa todos tus músculos gastando energía: Necesitas que todo cuerpo, al estar entre 7 y 8 horas de reposo en una cama, se recomponga, se vuelva más activo, y saliendo en la mañana harás exactamente eso, siempre bajo los términos de la naturalidad. Tus vasos sanguíneos harán el transporte de sangre a cada espacio de tu cuerpo, brindándote energía suficiente para comenzar el día, gastará otra energía en forma de glucosa de tu organismo, puesto que no has consumido nada por 8 horas, así que una vez vuelvas a casa, lo único que tendrás que hacer es comer saludablemente y marcharte al trabajo. Sus efectos para dejarte alerta todo el día, están comprobados.