Al diseñar un plan de entrenamiento

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Si al fin te has decidido pero no saber bien por dónde empezar de acuerdo a tus condiciones, aquí te explicaremos un poco sobre las cosas que debes tener en cuenta antes de diseñar tu propio plan de entrenamiento y no mueras en el intento.

Entrenar es un tema un poco complicado, no por las dificultades de los ejercicios, (aunque obviamente influye) sino más bien por las determinaciones que deben ser tenidas en cuenta a la hora de diseñar un plan de entrenamiento que se supone es el que vas a seguir por varios meses, y es que a veces obviamos cosas que son importantes y que marcaran la diferencia:

¿Qué haces, a qué te dedicas?:

Puede sonar una pregunta para cita romántica, pero lo cierto es que el hecho de saber que disponibilidad de tiempo es crucial, por ejemplo si eres una persona casada con varios hijos y que además trabaje, lo más seguro es que no puedas entrenar más de 45 minutos tres veces a la semana, por el contrario, si eres soltero, podrás hacer una hora cada día.

¿Qué esperas de la vida?: No es una nueva pregunta de romance, es saber qué es eso que te ha motivado a estar allí, para entrenar:

¿Quieres ganar musculatura?:

Entrena 4 o 5 días a la semana, necesitarás mucha diligencia para cumplir a cabalidad este horario, pues lo que deseas es aumentar tu talla, en otras palabras, tener más masa muscular. En cuanto a ello lo más aconsejable es tomar sesiones de grupos musculares particulares.

Definir tu físico:

Si estás por una cuestión de estética, deberás comprometerte con al menos 3 o 4 días a la semana en los que tendrás que entrenar arduamente. Recuerda que lo que quieres es acelerar tu metabolismo y por lo tanto el gasto de energía será muy alto, lo que requiere un buen periodo de recuperación. Puedes intentarlo con un día de descanso o una sesión de cardio para ayudarte a la reparación interna de tejidos.

Para la fuerza:

Si deseas estar en forma y al mismo tiempo obtener más fuerza, entrena 3 o 4 días a la semana con press de pecho, peso muerto y algún deporte que haga las veces de esfuerzo al máximo como el squash. No te olvides de hacer muchas series, y también de descansar lo suficiente para no sufrir posibles lesiones.

¿En qué nivel estás?:

Es una pregunta importante para el diseño de tu plan de entrenamiento, no te sobre esfuerces, pero tampoco te quedes en lo mismo de siempre. Avanza constantemente:

Principiantes: Naturalmente vas a sentir un poco de incomodidad los primeros días, así que comienza con ejercicio 3 veces por semana, pero no continuos, es decir que puedas descansar por lo menos un día tras el ejercicio “uno sí, otro no”.

Medio: En tu caso podrías seguir con los mismos 3 días, pero con sesiones más pesadas, es decir, de aumento gradual de lo que hagas. Practica series descendentes, circuitos y pirámides.

Superior: Posiblemente si te encuentras aquí, es porque entrenas cada día, o por lo menos de 4 a 5, lo importante es que trabajes siempre con un poco más de intensidad, por más ínfima que sea. También puedes buscar otras disciplinas que se acomoden a tus gustos y alimentarte sanamente.

No olvides las repeticiones, las series, los descansos según el tipo de ejercicio que tomes. Por otra parte sería bueno que fueras donde un nutricionista para que te ayude a diseñar tu dieta e incluirla como parte activa de tu plan de entrenamiento, ya que esto será el 50% de todo lo que hagas.