Personalidades en el gimnasio

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En este mundo hay patrones para prácticamente todo, hasta nuestro cuerpo está diseñado para mantener el equilibrio y seguir ciertas pautas que garantizan la vida. el tema es que al entrenar, existen múltiples personalidades que vas a aprender a captar mediante este divertido e importante artículo, incluso sabrás cual es la tuya.

Cuando vamos a un gimnasio nos encontramos con decenas de personas que buscan objetivos distintos los más comunes suelen ser: bajar de peso y ganar masa muscular, más sin embargo hay muchos más comportamientos que se dan de acuerdo a las metas que se trazó uno u otro deportistas, que van desde los enérgicos, hasta los que les cuesta tanto que terminarán por abandonarlo en menos de lo que dura un parpadeo.

El organizado: Es ese tipo de deportista que tiene un plan muy definido y hecho con ayuda de especialista en la materia como nutricionistas, entrenadores personales  e incluso psicólogos. Es común verlos llegar a una hora exacta y vivir al pendiente del reloj para saber cuándo deben cambiar de ejercicio, de la misma manera tiene horas comletemanete estipuladas para comer ya que han “programado” a sus cuerpos para que no pidan más de lo que pueden dar. Por lo general consiguen casi cualquier cosa que se proponen con relativa facilidad.

Los ”aterrizados”: Son aquellos a los que no les gusta improvisar ni probar nada nuevo, son realistas desde el punto de vista de hacer lo que otros han hecho para lograr lo mismo que han logrado. Les puede costar un poco motivarse, pues la mayoría quien a toda costa rebajar de peso para aparentar un aspecto más cuidado, más firme y sobre todo más consecuente con lo que dicen y con lo que piensan, generalmente terminan por abandonar el entrenamiento al cabo de un par de semanas.

Los apasionados: Se caracterizan básicamente por hacer todo con una sonrisa. Les gusta intimar con otros deportistas y saber qué lo lleva a estar allí, y de alguna manera cumplen el papel de motivadores dando consejos por más que no sepan para que van a servir. No les importa trabajar duro con tal de conseguir lo que quieren a base de llegadas tempranas y salidas tardes. Siempre llevan la ropa apropiada y son tan comprometido con la causa, como un entrenador lo sería.

El despistado: La palabra lo dice todo, son aquellos que prefieren la plática a entrenar. Se desconcentran hasta con esa ave que hay canturreando en la ventana y buscan constantemente excusas para no ir a entrenar, dejando de lado su vida deportiva. Estos comportamientos generalmente se dan en aquellos que comienzan el entrenamiento como propósito del nuevo año y que al fin de cuentas terminan por dejarlo. En la mayoría de los casos tienen que ir con alguien para poder distraerse, sino, todo les parecerá aburrido.

El triunfador: Es aquel al que le gusta destacar, que siempre quiere probar un ejercicio nuevo o una terapia muscular que le ayudará a mejorar su rendimiento. Son agiles, fuertes, no les importa sudar todo el tiempo y no solo son felices con lo que consiguen, sino también con lo que hicieron para conseguirlo. Es frecuente verlos recurrir a bebidas energéticas y barras de algún cereal y estar siempre muy concentrado en la maquina o en el ejercicio que hacen.

Hemos conocido algunas de las personalidades más comunes en el mundo del entrenamiento, léelas, compártelas, y sobre todo busca la tuya. En si no hay una mejor que otra, quizás con tu organización lograrás los mismo objetivos que los de un triunfador, lo importante es la disciplina y el esmero que le imprimas a todas las cosas que hagas día a día.