Hombres y mujeres: ¿qué nos hace diferentes a la hora de entrenar?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Muchas veces a modo de platica, hablamos sobre las diferencias abismales que separan a los hombres de las mujeres, y aunque en teoría nuestro cuerpo es anatómica y fisiológicamente muy parecido, hay cosas en las que en verdad, no tenemos puntos de comparación uno con otro. No se trata de una versión diplomática ni psicológica de los motivos por los cuales el hombre se complementa al hombre y la mujer a la mujer, ni nada de eso, se trata de encontrar ese punto que nos hace asimilar en entrenamiento físico de forma distinta.

No es para nadie un secreto que un hombre poseerá en la mayoría de ocasiones una masa muscular mayor que una mujer que practique los mismos entrenamientos con la misma intensidad, salvo por cuestiones netamente genéticas, y todo ello tiene su razón de ser, no fue por simple azar de la naturaleza que algo sea más que… o menos que…

Las mujeres tienen más alfa receptores en la zona de las caderas y las piernas… ¿Qué explica eso?: que las mujeres tienen una tarea un poco más difícil que la de los hombres a la hora de perder grasa en esta zona, y ello se debe a que por el contrario los hombres la tienen en el estómago, esa es la razón del abdomen en forma de pelota de ese primo tuyo que come como loco.

A la hora de hacer un ejercicio y de los “ánimos” que tengamos para realizarlo, también somos contrarios. Por ejemplo los hombres utilizan más el glucógeno de sus músculos para mantenerse en pie durante el tiempo que pueda durar el ejercicio. Mientras que las féminas son más desinadas hacia el gasto de grasas corporales para mantener la postura.

¿Te has preguntado porque siempre que vas al gimnasio ves a los hombres más musculosos que las mujeres por más que practiquen el mismo itinerario de rutinas?: la razón se basa esencialmente en la presencia en mayor medida de la testosterona, lo que se traduce en un crecimiento más acelerado de ciertas partes como el cabello, el vello de la cara y de las piernas, así como el grosor de la voz, de igual forma sucede con los músculos. Por eso es que quizás nunca has visto a una mujer con bíceps de luchador.

Muchos de los practicantes del mundo de las pesas son hombres y los principales record del mundo en este momento lo tienen los hombres en cuanto a esa disciplina, muy por encima de las mujeres, es debido a que los hombres resisten mucho más los entrenamientos de alta intensidad que las mujeres. Pero en contraste, las chicas son más factibles a la práctica de entrenamientos de resistencia y de larga duración.

Las mujeres son más propensas a sufrir de trastornos de la tiroides… ¿Por qué?: tiene un origen en la predisposición a las enfermedades autoinmunes y en esta enfermedad el sistema inmunológico tiene mucho que ver, es más se cree que hasta en 10 veces más son los casos en los que sufren más ellas que ellos: 2% de las mujeres de 40 años o más, frente al 0.1% o 0.2% en el caso de los hombres.

Los hombres son por lo general mucho más fuertes y más rápidos, pero las mujeres tienen una mejor tolerancia al dolor y una tasa de recuperación de lesiones mucho más alta que los hombres, incluso podemos tener mejores beneficios durante el calentamiento.

¿Has visto esas bailarinas de ballet que parecen no tener huesoso?, ¿o las contorsionistas de los circos?, eso se debe a que hay una mayor flexibilidad de las articulaciones y por lo tanto una mejora significativa en algunas de las principales disciplinas que lo implican como la gimnasia artística.