El entrenador físico te aconseja

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El deporte y el ejercicio físico al cual nos sometemos día tras día, debe estar acompañado por una dieta balanceada, ¿pero qué significa “dieta balanceada?, allí está el punto de quiebre de muchos a la hora de comer, pues no han comprendido el concepto de “balanceada”, pues fue creado para ser completamente cumplido, así que si solo haces ejercicio, pero sigues comiendo los mismo, no vas a hacer nada. Por eso hemos recolectado los mejores consejos de entrenadores físicos y nutricionistas acerca del aprovechamiento de lo nuestra alimentación.

El agua hace daño… en grandes cantidades: Es el mejor ejemplo que encontramos para ejemplificar lo siguiente, pues en realidad grandes consumos de agua crean literalmente un ahogamiento en nuestro organismo que es extremadamente perjudicial, corrosivo y dañino, lo que te parecerá raro teniendo en cuenta que siempre nos piden aumentar nuestro consumo de agua para lograr una mejor definición corporal y recuperación de tejidos. Así mismo pasa con las peras, si te comes 10 al día, algo malo ha de pasar.

No tienes por qué privarte de lo que te gusta: Estás sobre el mundo para ser feliz, pero a veces obviamos ese pastel que nos hizo salivar en la panadería porque estamos en medio de una dieta, y en parte tienes razón, incluso en Omar Moreno hemos insistido en cuidarnos de esos pecadillos, pero si tienes un buen nivel de ejercicios y una buena alimentación, ¿Por qué no hacerlo una vez al mes?, ¿es tan grave?: no, pero recupera lo que crees que has perdido, la vida es una constante carrera donde gana quien tenga más equilibrio, solo mídete y trata de sopesar todo, incluso el ejercicio por medio del descanso.

Las 3, 5 o 6 comidas no son milagrosas: Muchos te venden la idea de que si comer 6 veces al día en pequeñas porciones vas a adelgazar más rápido, pues es un cruel mentira, lo que único que hará una comida “6”, será mantenerte controlado, pues evitarás ir a la cocina en busca de más cosas para llevarte a la boca, pero si eres capaz de regularte comiendo 3 veces los efectos serán literalmente los mismos.

Deja de pensar en las bebidas energizantes: El hecho de que llenes tu cuerpo de cafeína no quiere decir que vas a rendir más, hay efectos adversos comprobados a largo plazo que incluso son agentes de enfermedades graves como el Alzheimer. Mejor consume una banana o alimentos con contenido de azúcar (mientras practicas ejercicio), son perfectos para devolverle el glucógeno a tus músculos y por ende tu energía.

Come en casa: La comida de calle puede provenir de lugares que utilicen grasas por montón e incluso que sean antihigiénicos (solo aplica para algunos sitios), pasa por un mercado orgánico y compra vegetales y si es necesario un aceite, entonces hazlo con derivados del girasol o de oliva que son más bajos en componentes de saturación que bloquean tus arterias. Haz divertidas ensaladas con tus frutas favoritas y zumos solo endulzados con el azúcar natural de las frutas.

Evita los elaborados: Cuando hablamos de alimentos elaborados nos vemos sumidos en una confusión, pero básicamente son los que han sido procesados, lo que quiere decir que sus componentes naturales o una parte mínima han sido modificados o retirados por completo, así que solo estarás consumiendo productos reformulados en sus recetas, sin aprovechar vitaminas, minerales, y fibras.

Ni poco, ni mucho: Sáciate, no soportes hambre en ningún momento, pero no te dejes engañar por tu cerebro que a veces te hace excederte más. Haz que tu digestión se acostumbre a recibir alimentos solo en ciertas horas y en ciertas porciones, poco a poco entenderá los conceptos de equilibrio y necesidad.