El ejercicio y la depresión

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La depresión es el gran padecimiento mental del siglo XXI, es quizás una de las consultas más frecuentes a los servicios médicos especializados en tratar dicha enfermedad, y es también una de las causas de baja laborales más comunes en el mundo moderno por cuenta de la gran cantidad de estrés al que estamos sometidos. La buena noticia de todo esto, es que el deporte se ha constituido como una de las mejores medicinas para tratarla y hacerla desaparecer.

Trabajo, familia, pareja, amigos, negocios, deudas, problemas… una infinidad de asuntos son los que ocasionan que hoy en día la depresión sea la enfermedad de moda, y todo ello se da porque nuestro cerebro también se cansa de estar inconforme y se manifiesta creando cuadros con características muy propias como es el hecho de no querer hacer nada y esperar con “resignación” lo que el destino depare, y ese es uno de los peores errores a la hora de superarla.

Primero, ¿Por qué se da la depresión?: Ante todo, la depresión es una condición mental que se caracteriza por sentimientos de culpa, infelicidad y abatimiento. Las causas pueden ser muchas y van desde la muerte de alguien cercano a quien se apreciaba, hasta culpas a causa de una mala decisión. Cuando se padece este trastorno, solo se haya posibilidades reducidas que básicamente se resumen en el abandono de algo o de alguien y al mismo tiempo de lanzarse a cualquier cosa con tal de obtener un poco de paz.

¿Qué tiene que ver el deporte con la depresión?: El deporte y la depresión van de la mano, no porque se comparta algo en sí como una característica esencial, sino más bien porque el deporte está demostrado como una de las mejores formas de curar el trastorno… ¿Por qué?

Vamos a poner un ejemplo con el running: cuando se practica esta disciplina de entrenamiento, se detiene el flujo de ideas negativas características de la depresión, porque al hacerse en determinado espacio, el cerebro estará completamente destinado a la concentración y al mantenimiento de la coordinación, por otra parte nuevos aires llegaran a la vida del afectado, y hablamos de aires literalmente pues se oxigenara el cerebro y se cansará al cuerpo de tal forma que el descanso será la mejor recompensa.

¿De verdad funciona?: Siempre hemos dicho que no hay nada milagroso en el deporte, más todo se logra con paciencia. Al cabo de 30 minutos de esfuerzo sostenido, hay un “revolcón” en el cerebro cambiando las ideas negras por pensamientos creativos sobre el “qué hacer” para solucionar el problema.

El deporte logra aún más que las drogas y sin efectos adversos: En estado de depresión, la persona es más débil al momento de resistirse al consumo de las drogas. Lo que no saben es que el deporte actúa sobre el cerebro emocional, dándose de inmediato una sensación de integridad y de bienestar, que no tiene punto de comparación con la utilización de las drogas y sus derivados más comunes.

Por otra parte cuando se gestiona el libre funcionamiento de esta parte del cerebro, se crean barreras alternas en el sistema inmunitario, pues cuando se presenta la depresión, el cuerpo no está preparado para combatir a las enfermedades y virus como debería.

Debes tener en cuenta que como todo “medicamento” el deporte tiene sus indicaciones y estas son fáciles de aprender: debe ser constante, no es que te vayas a mejorar con solo un día, pero tampoco es necesario que te esfuerces demasiado. Si es posible que invites a tus amigo o familiares a que lo hagan contigo, lo beneficios se verán más rápido, incluso terminarás por hacerles un favor a ellos.