Cómo cambió mi vida gracias a Omar Moreno

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

«Una imagen vale más que mil palabras» es un dicho más que muy conocido, pero hoy estoy incluyendo dos imágenes que hablan por sí solas. Creo que es muy fácil ver la historia de mi vida plasmada en estos dos momentos cruciales que dicen todo por sí mismos. Nunca creí que el entrenamiento personalizado pudiera llegar a lograr siquiera la tercera parte de lo que terminó haciendo por mi cuerpo y por mí.

Yo era de los que creía que el físico no importaba, que si alguien te quería, lo haría por lo que hay en tu interior, no en tu exterior. Sin embargo, estaba confundiendo las ideas de manera terrible, ya que ahora me doy cuenta de que lo que hay afuera es un reflejo de lo que hay adentro.

El entrenamiento personalizado cambió mi imagen, pero también modificó mi interior. Ahora soy una persona plena, saludable y feliz, y eso es lo que se nota en mi cuerpo.

¿Quieres saber hasta qué punto fue la magnitud de mi transformación? Te lo contaré todo a continuación.

Mi vida antes del entrenamiento personalizado
Toda la vida fui una persona rellenita. Nada del otro mundo, pero algo excedido de peso. Ya todos sabemos de qué clase de bromas y burlas somos víctimas las personas con sobrepeso cuando vamos a la escuela y al secundario, y yo no fui la excepción.
Pasé años de mi vida tolerando comentarios ácidos y punzantes acerca de mi imagen. Llegó un momento en que ya no quería salir a la calle y me perdí muchas fiestas y salidas con mis amigos.

Esto me hacía ser muy tímido con las chicas, por lo que me costó mucho llegar a tener mi primera novia. Cada vez que salía a la calle estaba más pendiente de la forma en que la gente me miraba que en lo que realmente había ido a hacer. Mi autoestima estaba por el piso.
Además, como si esto fuera poco, al hacerme los exámenes médicos para entrar a trabajar, me enteré de que tenía el colesterol malo alto. Fue una noticia devastadora a mis diecinueve años.

Los gimnasios y las dietas no funcionaban
Finalmente me anoté en un gimnasio con la esperanza de modificar mi cuerpo y también mi mente. Comencé a ir con todas las ganas, pero poco a poco, a medida que la balanza marcaba la pérdida de un kilo una semana y la ganancia de dos la semana siguiente, fui perdiendo las ganas y la esperanza.

Busqué dietas en internet y mucha fue mi alegría cuando llegué a perder cinco kilos en una semana. Pero poco fue lo que duró mi felicidad cuando dos semanas después había recuperado los cinco kilos… más otros dos que no sé de dónde salieron. Creí que mi vida estaba acabada.
No obstante, una amiga me presentó a la persona que cambiaría mi vida.

Omar Moreno el personal trainer que cambió mi cuerpo y mi vida
En un momento en que creí que nada funcionaría conmigo, una amiga de mucha confianza me presentó al personal trainer que la había transformado en una diosa.

La verdad debo confesar que no comencé a entrenar sin reticencia. No estaba con muchas ganas y creí que no iba a funcionar. Pero los días pasaron y las sentadillas, las estocadas y los burpees me devolvieron una figura torneada, unos músculos turgentes y bien definidos y una fuerza con la que hoy me siento capaz de conquistar el mundo.

Las imágenes no mienten y aquí puedes ver unos abdominales que jamás creí que podría tener.

¿Quieres saber lo mejor? La dieta que debo llevar, lejos de ser desagradable, es muy sabrosa, no paso hambre y, no sólo se me permiten las grasas, sino que son parte obligatoria de la dieta. Eso sí, tienen que ser las grasas buenas, esas que te hacen perder peso a medida que las consumes.

Mi vida es otra y esto es gracias al entrenamiento personalizado. ¿Qué estás esperando para transformar tu mundo?