3 aspectos que forman a cualquier deportista

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Un deportista debe basarse siempre en tres pilares fundamentales que se convierten en la piedra angular de cada uno de sus días, y todo se basa naturalmente en la disciplina de los hechos, de las acciones que emprendas para conseguir los resultados que tanto has esperado, y como queremos que siempre los tengas presentes, hoy queremos hacer hincapié en los temas más fundamentales de tu vida: el entrenamiento, la alimentación, y el descanso, temas que jamás deberás obviar, y que siempre deben estar en tu mente.

El mundo del ejercicio, deportivo, o del entrenamiento físico, no tiene por qué angustiarte demasiado, pues todo, absolutamente todo en la vida tiene a la constancia como el valor fundamental a la hora de conseguir los objetivos, sino lo crees, solo pregúntale a Mohammed Alí, o a Steve Jobs, indaga por las puertas que se cerraron frente a sus ojos, pero también pídele que te digan cual fue el motivo principal con el que explicarían el éxito en sus carreras.

Y un deportista puede ser un héroe anónimo si hace hincapié en la búsqueda de 3 objetivos principales: su debida práctica de ejercicio físico, una alimentación correcta y un descanso efectivo, y ya, no hay más.

Entrenamiento: Hay un universo de factores que pueden influir en esto, y van desde tus capacidades físicas y de salud, hasta el tiempo que le puedes dedicar, pero si lo que quieres es lograr algo en específico, y no solo el placer de sentirte bien, debes saber que el entrenamiento debe ser el producto de sacrificios: aquella reunión a la que no pudiste asistir por estar en la cita diaria con tu entrenador, el cumpleaños que perdiste de tu mejor amiga por cuenta de no haber terminado tus series e incluso aquel viaje que tanto anhelabas, pero cuando nos referimos a la perdida de momentos, no necesariamente tiene que ser algo malo, sino que trabajaras para un “por” o un “para”, que te harán estar completamente atento cada día. Esa es precisamente la razón del entrenamiento: mejorar en algo, para potenciar…

Alimentación: Muchas veces hemos hablado de que la alimentación de un deportista no tiene porque ser aburrida, incluso hemos dado un par de recetas que jamás imaginabas. Cuando nos referimos a dietas, lo primero que se viene a la cabeza de la mitad de la población mundial, es una lechuga o un pepino, y aunque los vegetales y verduras deben ayudar mucho, no tiene por qué aparecer siempre con su sabor insípido, todo se basa en una compensación de tonalidades, formas y colores que te darán una sensación distinta en el paladar. Y no está demás decir que no debes privarte de aquello que amas, como una caja de chocolates o un litro de lado, lo que debes hacer luego es compensar eso “extra” que has comido, con un poco más de ejercicio, pero no hay razón para no degustar las delicias de la gastronomía.

Descanso: Hay personas que se obsesionan con el ejercicio, y todo en exceso es malo. Tienes que comprender que tus músculos son más que eso, míralos desde una postura donde les das vida propia: se cansan, se oprimen, se debilitan y se estresan. Las micro-fibrillas se rompen con el esfuerzo y solo es posible recomponerlas con ayuda de un descanso efectivo en donde no haya ejercicio, por eso es que debes ducharte e ir a la cama para que, mientras duermes, todo tu organismo se recomponga de la mejor forma, y puedas hacerlo todo como antes.

No te martirices, ni obvies nada solo busca puntos de equilibrio efectivos en lo anterior y trata de mantenerlos en el tiempo.